sábado, noviembre 26, 2016

3 verdades budistas para sentirte mejor

En muchos momentos puedes pensar que la vida es injusta solo contigo, y los intentos que llevas a cabo para cambiar dichas situaciones parecen no acabar de dar un resultado positivo.
Hoy me encantará compartir contigo un momento de reflexión, invitarte a respirar, mirar hacia tu interior y descubrir las 3 verdades budistas para sentirte mejor. Su integración interior en tu persona pueden permitirte cambiar esta situación o cualquier cosa que desees.
“Nadie nos salva, sino nosotros mismos. Nadie puede y nadie debe. Nosotros mismos debemos transitar el camino.”
Buda
Dukkha: Descontento, desilusión, sufrimiento
Debido al dogma budista “La vida es sufrimiento“, muchos hemos sido los que hemos concebido esta doctrina de carácter negativo o pesimista.
Pero explicada en el contexto adecuado viene a significar según el budismo que “La vida no siempre es suave y agradable, y qué más da”.
Los budistas confirman y sienten que el origen de que muchos de nosotros sigamos experimentando situaciones difíciles y mucho sufrimiento es debido a que intentamos no adentrarnos en el nivel espiritual de las cosas y/o dar cara a la parte emocional de nuestra vida.
En el mundo occidental, la vida solemos compartirla con la sensación continua de pérdida, tristeza, cansancio, aburrimiento y ansiedad.
Para superar cada uno de estos estados, nos enseñan a consumir medicamentos y llevar hábitos poco saludables en vez de poner solución desde el interior de dicho problema.
Preferimos camuflar el dolor agravando más su crecimiento y por tanto, logrando a la larga mayor insatisfacción.
¿Cómo usar entonces esta filosofía en tu día a día?:
Evita pensar que siempre requieres de algo más para vivir una vida plena. Las enfermedades, el sufrimiento y la muerte forman parte natural de la vida. Hay que aprender a aceptarlas y mantenernos en el presente, el aquí y ahora.
No pretendas alcanzar a tener una vida perfecta. Las dificultades y su superación, recuerda, nos provienen de inmensos aprendizajes.
Cuanto aceptes la imperfección de la vida vivirás menos desilusiones. De esta forma, te permitirás dejar libre tu intuición innata y dejar atrás el estrés diario o las malas experiencias.
“El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.”
Buda
Anitya: La vida está en constante movimiento
Antiya o transitoriedad significa que la vida está en constante movimiento. El budismo dice por tanto que nunca podemos regresar a un día ya pasado. Tampoco disponemos del futuro, siendo este tan solo una ilusión.
Cada mañana cuando te despiertes podrás comprobar que has cambiado un poco con respecto al día anterior. Biológicamente crecemos y seguimos cambiando cada día, igual que nuestros pensamientos y consciencia.
Si integras en tu vida el pensamiento de que todo cambia, el malestar diario que puedas estar viviendo comenzará a descender
Si somos conscientes que en el mundo no hay nada para siempre, también podremos descubrir que todo lo malo se acabará.
Pero, ¿qué ocurre cuando te sientes feliz? No deseas que ese día finalice. Nos da miedo pensar que acabará…
Te invito a percibir todo esto de la siguiente forma: si la felicidad acaba pronto, entonces vale la pena focalizarse en ella al máximo.
También, si eres capaz de comprender la transitoriedad de la vida y su lado positivo eso puede permitirte liberarte.
Todo lo que tienes es el ahora
Mirada profunda de ojos azules
¿Cómo integrar este pensamiento en tu vida?
Disfruta y celebra los cambios. Que no te dé miedo que a lo que estás acostumbrado desaparezca algún día.
Dicen que todo lo negativo en nuestras vidas se irá y todo lo inmenso y bueno quedará en tu corazón si sabes sentirlo y disfrutarlo.
Tu persona y esencia es el mejor regalo que te puedes conceder. Disfrútala y aprende a ser tú mismo cada día de tu vida.
Anatma: Tú cambias cada día
En nuestra cultura occidental aprendemos a sentir que constantemente existe un “verdadero yo“. Pero desconocemos dónde y conjeturamos al respecto incesantemente.
La doctrina del budismo se basa en que no existe un”yo” constante. Si ahora entiendes que todo cambia, el siguiente paso es aceptar que tú también lo haces cada día.
No eres la misma persona a menos que tu intención sea serlo. Y nuestra vida mucho menos cambiará a mejor si nos esforzamos excesivamente en ello.
¿Cómo usar este conocimiento?
Centra tu energía en reinventarte cada día en vez de focalizarte en encontrar únicamente tu “verdadero yo”.
No existe ningún”yo“constante, pero sí existe un “yo” aquí y ahora, un”yo” que puede cambiar cuando menos te lo esperes. Nuestros estados emocionales por ello cambian.
Disfruta tu vida siendo consciente de que mañana todo será diferente y cambiará. En cada momento eres alguien diferente con el poder de conseguir aquello que desea, la plenitud y paz interior.
“Tu mundo es una expresión viviente de cómo estás usando y has usado tu mente.”
Earl Nightingale

domingo, junio 21, 2015

TE DESEO FELICIDAD! - Richard Gere

"Hay un poderoso ejercicio, muy simple, que empecé a usar hace algunos años.
A quien encuentre en mi camino, sea una persona o un insecto, el primer pensamiento que asumo respecto a este momento es "Te deseo felicidad".
Y mucho más importante que la idea era esa primera vez que decía "Te deseo felicidad".
Esto transforma completamente lo que va a ocurrir entre tú y esa persona. Digo esto desde mi experiencia personal.
En ocasiones, es muy difícil cuando encuentras a tu enemigo o cuando te ves a ti mismo en situaciones inesperadas....
En este momento, creas la oportunidad de hacer más espacio alrededor de ti... Ves cómo desaparece esa emoción negativa antes que te tome y te da tiempo a transformarla...
Ves las cosas como son, como simple y evidente ignorancia, ira, temor - no de los otros, sino como ignorancia de mi parte, de su parte-...
Transformas esto, lo dejas ir, te vuelves al amor.
TE DESEO FELICIDAD!
Prueba a hacerlo y observa todo lo que cambiará en tu vida."
Richard Gere

domingo, mayo 17, 2015

Nueva Conciencia: El desapego lleva a relaciones sanas

Nueva Conciencia: El desapego lleva a relaciones sanas:

Para tener una relación sana debemos aprender el desapego, pues no es recomendable estar con alguien por miedo a estar solo o para que nos haga feliz. Al escoger estar con una pareja debemos sentirnos felices y seguros solos o acompañados, así no cargamos la relación con expectativas que no permitirán su crecimiento.

El desapego o ‘soltar’ es una lección esencial de aprender, pero es un concepto difícil de asimilar y entender, por eso comparto algunos puntos que aclaran lo que es y lo que no es:

* Soltar no es mostrarnos indiferentes y actuar como que la otra persona no nos importa, sino hablar con honestidad y una vez expuesto lo que sentimos dejar que la otra persona escoja lo que siente en el momento.

* Soltar no es cortar los vínculos para alejar a alguien de mi vida, sino respetar a los demás como son y tomar conciencia de que no podemos controlar a nadie.

* Soltar no es ser pasivo, sino actuar sin expectativas y aprendiendo las lecciones que los acontecimientos presentan.

* Soltar no es sentirnos impotentes, sino saber que el resultado final está en otras manos y aceptar ese hecho.

* Soltar no es no planear nada, sino tomar el día y lo que nos sucede como se presenta y apreciarlo aunque sea diferente a lo que planeamos.


* Soltar no es abandonarnos y actuar como que nada me importa, sino aceptar que aunque tengamos debilidades y temas por sanar daremos lo mejor de nosotros mismos.

* Soltar no es no hacer nada por nadie, ni hacerlo todo, sino comprometerse con ellos, darles el coraje y el apoyo necesario para que alcancen su potencial, pero honrar lo que finalmente escojan hacer.

* Soltar no es desechar el pasado y lo que hemos aprendido de él, sino crecer en el presente para lograr un mejor futuro.

* Soltar es dejar que cada uno se haga cargo de su propio destino.

* Soltar es aceptar a los demás con sus luces y sus sombras.

* Soltar es aceptar lo que la vida nos trae.

* Soltar es liberar la resistencia a lo que no deseamos experimentar.

* Soltar es liberar las expectativas, tanto las positivas como las negativas.

* Soltar es amar sin imponer condiciones.

Cuando ya hayas logrado el desapego, la vida te regresará a aprender a estar con alguien. Porque, a veces, llegamos a sentirnos tan bien solos que entonces nos da miedo abrir el corazón al amor y volver a sentirnos vulnerables.

Aprender el verdadero desapego requiere asumir el riesgo de estar feliz con alguien y sin ese alguien.

domingo, agosto 31, 2014

Una nueva forma de percibir la iluminación

“Una vez que te das cuenta de que el camino es la meta, y que siempre estás en el camino, no para alcanzar un punto determinado, sino para disfrutar de su belleza y sabiduría, la vida deja de ser una tarea y se convierte en algo natural y simple, es, en sí misma, un éxtasis.”
- Nisargadatta Maharaj ...